La lucha contra el gris

Inti, El Robot de Madera y Charquipunk

‘La lucha contra el gris’ ha cobrado todo el sentido en Valencia. Ahí se ha desatado una formidable batalla entre un buen número de artistas urbanos cargados de creatividad, que han convertido esta ciudad en un gran museo al aire libre, y el llamado “gris Rita”, con el que los operarios del Ayuntamiento tapan lo que consideran inadecuado.

(Artículo publicado originalmente en www.elasombrario.com y www.eldiario.es en febrero de 2014)

Aunque al hablar del arte efímero valenciano algunos piensen en las cubiertas de Calatrava desplomándose contra el pavimento de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, lo cierto es que más bien se refiere al excelente arte urbano que hay en la capital del Turia. En los barrios del casco antiguo -y alguno de la periferia-, llama la atención la cantidad y calidad de las piezas que se descubren en el entramado de sus calles y lo bien que están conservadas. Paredes que hablan de los problemas e inquietudes de la sociedad valenciana (y española) o que simplemente dan vida y color a los rincones más degradados de la ciudad.

Si bien es cierto que muchas de las piezas se hacen con el consentimiento de los dueños de las paredes, otras están pintadas sin permiso y expuestas al llamadogris Rita. El color de la pintura que los operarios del Ayuntamiento utilizan para eliminar las piezas que considera fuera de lugar. Lo que, por otro lado, también permite que los artistas y el paisaje de la ciudad evolucionen de forma permanente.

Son muchos los protagonistas de la maravillosa estética que se disfruta en la capital valenciana: Deih, End, Iñigo Montoya, Xelon, Sr. Marmota, Julieta, On_ly y Cesp, que forman el grupo XLF; Pantone, Sozyone y Dems, que forman el colectivo Ultraboyz; así como Escif, Cere, Lolo, Hyuro, Dadi Dreucol, Blast, LUCE o VINZ, entre otros. Todos ellos unidos por la idea unánime del uso del espacio público como lugar donde mostrar sus obras, y por un carácter reconocible entre algunos de ellos, que ha hecho que se plantee la cuestión de la existencia de un estilo valenciano dentro del arte urbano.

Los barrios del centro -El Carmen o Russafa- son los principales escenarios donde muchos artistas de Valencia logran eliminar de forma nítida la frontera entre el arte y la vida cotidiana. Y no solo nombres nacionales; la ciudad está situada en el mapa internacional de arte urbano por la calidad y cantidad de sus artistas y obras que vienen a pintar aquí. Una cita imprescindible para los artistas del mundo entero que no dudan en dejar su obra en murales impresionantes como los creados por Blu, Erica il Cane o Inti (acompañado de la Robot de Madera y Charquipunk) en las medianeras del barrio de El Carmen.

Con el arte urbano en el ADN de la capital levantina, tampoco es de extrañar que Valencia acoja uno de los festivales más importante de esta disciplina: el Festival de Arte Urbano de la Universidad Politécnica de Valencia, conocido como Poliniza. Un encuentro con clara vocación internacional que en todas sus ediciones ha tenido como objetivo hacer confluir dos mundos aparentemente dispares: la universidad y el arte urbano. Una proeza en el momento actual en el que el discurso conservador lo inunda casi todo.

Valencia es una ciudad de contradicciones. Donde una pieza de Escif, Lolo o Deih nos puede dejar tan asombrados como las multimillonarias construcciones de Calatrava. Donde el lenguaje de la cultura urbana es una constante que la mayoría de valencianos sabe apreciar y cuidar como forma de embellecer sus calles, y donde la lucha contra el “gris” que irrita cobra todo el sentido del mundo.

————————————————————

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>