E1000, geometría de un aniversario

e1000-asombrario-27

Este artículo lo elaboré con motivo del primer aniversario de la revista de El Asombrario. El artista urbano E1000 traslada la fecha fetiche del nacimiento de la revista, 12-12-12, a una intervención exclusiva en una azotea del barrio madrileño de Lavapiés. Sin olvidar su principal seña de identidad: las ilusiones ópticas con el triángulo y el arcoíris como protagonistas. Puedes visitar el artículo original aquí.

Los tejados de Lavapiés recogen el frío más crudo del invierno madrileño. He quedado con el artista E1000 en una azotea cercana a la plaza que da nombre al barrio y que intervendrá con una de sus obras para el primer aniversario de El Asombrario. La obra de E1000 es conocida principalmente por tratarse de intervenciones urbanas basadas en la perspectiva y las ilusiones ópticas con la figura del triángulo como elemento base.

No tarda en preparar sus herramientas de trabajo, que coloca perfectamente organizadas sobre el suelo: sprays de 12 tonos, un lápiz, un carboncillo y cinta de carrocero gruesa. Tampoco tarda mucho en elegir los dos espacios de la azotea donde pintará sus piezas y que, como no puede ser de otro modo, estarán inspiradas en la fecha en la que El Asombrario vio la luz por primera vez, el 12 del 12 de 2012.

La primera pieza irá situada en una de las altísimas chimeneas que surgen de la cubierta del edificio, sobre los tejados antiguos de las corralas que nos rodean. Es metódico, técnico, perfeccionista y tranquilo. Mientras, yo empiezo a hacer fotos sin parar y desde todos los ángulos. Es importante no perder un solo detalle del proceso.

Llama la atención su capacidad para llevar el diseño a la pared sin marcar ni medir antes, sin plantar la pieza antes de ejecutarla. Con la cinta y el bote de spray, va creando una serie de masas negras sobre el cemento blanco de la chimenea. Masas que crean vacíos estratégicos que poco a poco dejan entrever la forma principal.

Sube y baja por una escalera altísima para llegar a la cima de la chimenea. La experiencia es evidente, de hecho acaba de terminar un par de piezas titánicas en dos fachadas del barrio de Tetuán por encargo del Ayuntamiento de Madrid.

Hemos pasado el mediodía y el aire frío corta la respiración. Hileras de pájaros que emigran atraviesan la ciudad en una formación triangular casi perfecta. Entonces E1000 tira de los extremos de la cinta de carrocero con la que ha ido delimitando las diferentes partes que componen la pieza y surge la figura sobre la chimenea blanca: La fecha del nacimiento de El Asombrario. Tres doces enormes que solo tienen sentido contemplándolos en el ángulo correcto y donde la pintura negra da todo el sentido a unas siluetas que no parecían tenerlo sobre el cemento blanco.

Sin perder un minuto, E1000 comienza a trabajar en la segunda pieza que compone la obra. El sol de invierno se oculta rápido y las fotos no perdonan la penumbra. El nuevo diseño conjuga la abstracción geométrica con su personalísimo arcoíris que le ha dado fama.

Calcula distancias, marca con carboncillo las líneas maestras, encinta las formas que serán y finalmente rellena la primera masa con el “amarillo canario” que se sitúa en primer término. Trabaja en silencio y ensimismado. Con cadencia matemática va desgajando 12 planos, 12 triángulos de 12 colores en una escala de naranjas y malvas que llegan hasta el negro. De nuevo la fecha con el número 12 es la clave.

E1000 tiene un estilo claro y limpio. Desecha el artificio para revelar la esencia: el color, la forma y el volumen. La perfección le hace contemplar el conjunto de vez en cuando para después retocar la pieza y afinar colores. Contemplado en detalle, se aprecia la línea perfectamente marcada y la mezcla de tonos en busca del matiz exacto.

Es ya tarde y el sol está a punto de caer. El viento es gélido y ni el café caliente es capaz de calmar la rigidez de los dedos que mueven el obturador y el zoom de la cámara.

La pared ha tomado la forma y el color de la misma manera que hace 12 meses El Asombrario comenzó a dibujar su historia: con decisión, con trabajo e ilusión. 12 meses cargados de luz que E1000 ha sabido recoger en sus líneas y en la geometría perfecta del trabajo bien hecho.

La pieza queda finalizada con la última luz del día. Una luz que parece pintada con los mismos colores que desde la pared celebran el primer aniversario de El Asombrario. El primero de los muchos que aun quedan por delante.

Fotografías: GOYO VN Y SERGIO BANG. 

ESTOS SON OTROS INÉDITOS DE CELEBRACIÓN DEL PRIMER ANIVERSARIO DE ‘EL ASOMBRARIO’:

1) Love of Lesbian nos regala ‘John Boy’ (versión tango) en exclusiva

2) José Manuel Ballester en las montañas de ‘Avatar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>